Toda empresa tiene que promover un ambiente y espacio de trabajo seguro para todos sus empleados. Es por eso que para evitar riesgos laborales, debe identificar, analizar y controlar los peligros a los que sus trabajadores están expuestos. Para esto, un plan de acción es indispensable para tomar las medidas necesarias en caso de que existan accidentes. Además, la aplicación de un manual contra riesgos se debe hacer porque supone una reducción en los incidentes laborales. Esto beneficia tanto a trabajadores como para empresas. Es decir, hay menos bajas por enfermedad o lesión  y menos gasto e intermitencia en procesos de gestión de las compañías.

Los riesgos laborales se clasifican en enfermedades profesionales o accidentes de trabajo. Estos últimos se ocasionan por algún fallo humano o de maquina dentro de la oficina. No obstante, también se cuentan como accidentes de trabajo los que se ocasionan durante los trayectos. Por ejemplo, de la casa a la oficina y del trabajo a su casa. Así que, si quieres evitar toda clase de riesgos, tanto si eres empleador o trabajador, debes conocer qué hacer para crear espacios seguros. Sigue leyendo que te damos algunos consejos para lograr esto. O consulta nuestro Máster en Auditor en Prevención de Riesgos Laborales, si quieres profesionalizarte en este tema.

5 claves para reducir riesgos laborales

Es verdad que hay trabajos que tienen un nivel de riesgo mayor que otros. Aún así, estos consejos se pueden adaptar a cualquier área laboral, empresa o empleado. ¡Empezamos!

Evalúa el espacio de trabajo

Garantiza la seguridad y salud de los empleados analizando las instalaciones de trabajo. Al igual que los equipos eléctricos, el transporte, los trabajos en altura. También es importante analizar, en dónde pueden ocurrir incendios y qué empleados están expuestos a sustancias peligrosas. Después de evaluar esto, decide qué medidas de prevención se tomarán y cómo se establecerán.

Forma e informa

Informa acerca de los riesgos para la salud y seguridad a los empleados. Da a conocer las medidas preventivas, primeros auxilios y procedimientos de emergencias en la empresa. Así como de las responsabilidades de los empleados, la ubicación de extintores y equipos de protección.

Orden, limpieza e iluminación adecuada

Un lugar para trabajar debe mantener una higiene constante. Elabora un plan de limpieza periódica y establece lugares para tirar desperdicios. Es importante que se eliminen las manchas de grasa, polvo, y demás factores que contaminen el entorno laboral. Es igual de trascendental que el brillo de las pantallas estén a nivel moderado. Y que los espacios estén bien iluminados. Si es posible con luz natural para evitar el cansancio visual.

Evita las malas posturas

Las malas posturas en el trabajo son uno de los principales riesgos a los que los trabajadores están expuestos. Para reducir una fatiga o lesión a largo plazo, ten un silla con respaldo ajustable. También, procura que tus pies lleguen al suelo y que tu espalda esté siempre recta. Además, es necesario que tengas la pantalla a una altura más baja que la de los ojos. También que tus objetos de trabajo te queden al alcance. Estírate o camina cada hora.

Si el trabajo a realizar involucra cargar peso, forma al empleado para que evite el dolor lumbar. A la vez, el control del ruido y una buena temperatura son importantes para la comodidad del trabajador.  Así como una buena gestión del estrés.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies